🥇 TAREAS QUE TUS HIJOS DE 6 PUEDEN HACER SIN AYUDA | 6años.com Skip to content

TAREAS QUE TUS HIJOS DE 6 PUEDEN HACER SIN AYUDA

TAREAS QUE TUS HIJOS DE 6 PUEDEN HACER SIN AYUDA
TAREAS QUE TUS HIJOS DE 6 PUEDEN HACER SIN AYUDA
TAREAS QUE TUS HIJOS DE 6 PUEDEN HACER SIN AYUDA

Como padres, muchas veces nos cuesta delegar tareas en nuestros hijos y más si consideramos que son muy pequeños.

Sin embargo, hay ciertas funciones que dentro del hogar, ellos podrían realizar como parte de su rutina diaria.

Esto les ayudará para empezar a crear hábitos de responsabilidad, además reforzará en ellos valores que le servirán para su vida futura.

Si desde muy pequeños, fomentamos en los críos el espíritu de colaboración, aprenderán la importancia que tiene el trabajo en equipo y esto, en gran medida les ayudará en su vida adulta a ser seres más independientes y autosuficientes.

¿Cuáles son las tareas que podemos asignarles a los niños en el hogar?

Son muchas las tareas que vuestros hijos podéis realizar sin vuestra ayuda, por supuesto, esto va a depender en gran media de la edad que tenga el niño, pero a media que van creciendo podéis ir asignando labores que se ajusten a sus capacidades físicas e intelectuales.

Al principio, es recomendable solo asignar tareas que vuestros peques estén en la capacidad de acuerdo a sus destrezas motoras y a medida que vayan creciendo, podéis sumar tareas un poco más laboriosas.

Si el niño está entre los 3 y 4 años de edad estas son algunas de las tareas que podéis asignarles:

  • Ordenar sus juguetes: Dejad que vuestros hijos, una vez que hayan terminado de jugar, asuman la responsabilidad de recoger y guardar sus juguetes. les creará el hábito de la disciplina.
  • Vestirse solos: Ya a una cierta edad, que puede ser a partir de los 3 a 4 años los niños pueden empezar a vestirse solos y al mismo tiempo, colocar en el cesto la ropa sucia que se han quitado.
  • Aprender a comer sin la ayuda de los padres: Otra tarea que requiere poco a poco independencia y que partir de cierta edad es aconsejable que los niños aprendan por ellos mismos.
  • Alimentar a las mascotas y regar las plantas: Una tarea que a los peques le puede resultar hasta divertida y de una vez aprendan el valor de cuidar a los animales y el medio ambiente que les rodea.

Son actividades bastantes fáciles y que la podréis realizar vuestros hijos sin necesitar vuestra ayuda.

Es importante que tengáis presente que hay ciertas actividades domésticas, que en estas primeras etapas de la vida de un niño resultan un poco más pesadas como por ejemplo el arreglo de una cama o de su habitación, quitar polvo, etc.

Debéis recordar que todos los niños no son iguales, ya que cada uno aprende a su propio ritmo, por lo tanto, es prudente que tengáis paciencia y tolerancia en este sentido.

Por otro lado, hay otros factores que debéis tener en cuenta a la hora de asignar responsabilidades a vuestros hijos, los cuales tienen que ver con sus capacidades físicas e intelectuales.

Tareas en edades comprendidas entre los 5 y 6 años:

  • El niño ya puede hacer su cama al levantarse. Al principio la podéis explicar la forma correcta y poco a poco, podrá hacerlo sin la ayuda de un adulto.
  • Vestirse y quitarse la ropa solo.
  • Bañarse solo.
  • Colocar cubiertos, platos y vasos en la mesa para las comidas y posteriormente retirarlos.
  • Ordenar sus útiles escolares, antes y después del cole.
  • Lavar y secar platos después de las comidas.
  • Puede iniciarse ayudando a la elaboración de platos sencillos.
  • Botar la basura.
  • Ayudar a quitar el polvo.

Tareas en edades comprendidas entre los 7 y 9 años

A esta edad ya vuestro hijo ha desarrollado mayores habilidades motrices, lo cual puede ayudarle a realizar ciertas labores que le eran imposibles cuando no tenían la suficiente madurez física ni cognitiva.

Aunque siempre tendréis que recordarle sus labores, ya que esta edad suele ser muy dispersos, con un poco de paciencia veréis que vuestros hijos son capaces de colaborar en las tareas que les asignes.

Algunas de ellas podrían ser:

  • Bañarse solo (a).
  • Vestirse solos.
  • Hacer su cuarto apenas se levanten en la mañana (hacer la cama, recoger juguetes, ropa, zapatos, ordenar sus libros, etc).
  • Barrer y fregar los pisos.
  • Alimentar a sus mascotas e incluso colaborar en su aseo.
  • Fregar platos.
  • Limpiar partes de la casa.
  • Ayudar a servir los alimentos.
  • Cuidar y alimentar sus mascotas.
  • Preparar algunas comidas que no requiera mayor complicación.

Tareas en edades comprendidas entre los 10 y 13 años

  • Limpiar y ordenar totalmente su habitación.
  • Servir la comida.
  • Preparar comidas.
  • Lavar la ropa.
  • Tender la ropa.
  • Cuidar las plantas.
  • Cuidar a las mascotas.
  • Sacar la basura.
  • Cuidar de un hermano menor sí los padres se encuentran ocupados en casa.
  • Vestir o bañar a un hermano menor.
  • Ayudar a un hermano menor con las tareas del cole.
  • Salir a realizar compras cerca de casa como el pan, periódico, etc.
  • Lavar la vajilla y limpiar la cocina después de cada comida.
  • Ir solos al cole.
  • Realizar sus labores escolares sin la ayuda de los adultos.

¿Qué puedo hacer para motivar a mis hijos a que realicen las tareas?

Como padres es mucho lo que podréis hacer para mantener a vuestros hijos motivados, sobre todo, cuando hay tareas o labores, que por lo general, no les gusta mucho desempeñar en casa.

Cuando los niños van creciendo, empiezan a tener otros intereses, que no solo es jugar.

Hoy en día, por la vida tan acelerada y tecnología que llevamos, los críos tienden a pasar mucho tiempo sentados frente al ordenador.

En este sentido, es nuestro deber crearle hábitos y responsabilidades tanto con ellos mismos como con su entorno familiar y social.

Dentro de las cosas que podéis hacer para reforzar el comportamiento y hacer que cumplan las tareas que le habéis asignado está:

  • Hacer las tareas juntos: Aquí podréis explicarles paso a paso cómo pueden ir aprendiendo a doblar su ropa, recoger los juguetes, etc.
  • Elogiar sus logros: Si ves que vuestro hijo es capaz de hacer las tareas por el mismo, aunque no le queden perfectas, entonces hazle saber lo complacida(o) que estás.
  • Enseñar con el ejemplo: Los niños tienden a imitar el comportamiento de sus padres, por lo tanto, es necesario que lo eduquéis a través del ejemplo.
  • Hacer de la tarea un juego: Transformar la tarea en una actividad que les cause placer, esto puede ayudar bastante a que el niño se divierta mientras coopera con las labores del hogar.

¿Qué valores puedo transmitirles a mis hijos cuando colaboran con las tareas del hogar?

Uno de los principales valores que aprenden los niños cuando aprenden a trabajar en equipo es la cooperación.

A través de la cooperación al niño se le facilita sociabilizar con otros y aprende a desarrollar también el sentido de la pertenencia, que a la larga será un factor determinante para su desarrollo integral.

Otro de los valores que adquirirá vuestro hijo es la responsabilidad consigo mismo cuando es capaz de realizar tareas que lo beneficien de forma individual y al resto del grupo familiar.

El niño, poco a poco irá adquiriendo confianza en sus capacidades individuales y esto contribuirá a la larga a que tenga un alto nivel de autoestima.

Uno de los valores más importantes que debéis heredar a los niños es el amor y eso se logra a través de la ayuda mutua, la cooperación y el trabajo en equipo.

¿Qué ventajas tiene que los hijos participen en las tareas domésticas?

Cuando brindáis a los niños la posibilidad de integrarse a las labores domésticas, estáis al mismo tiempo forjando en ellos valores y una enseñanza que puede ser muy ventajosa cuando lleguen a la edad adulta.

Una de las ventajas es que podrá desarrollar ciertas habilidades que le servirán para interactuar con su entorno familiar y social.

Tendréis un hijo más independiente, capaz de enfrentar futuros retos y ser autónomo cuando le toque tomar decisiones importantes en su vida.

De una manera implícita, estáis educando a vuestros hijos en valores como la cooperación, la empatía, la responsabilidad, la solidaridad y que en nuestros días, son esenciales en el diario vivir.

Es una excelente manera para trabajar la autoestima de los peques, ya que al ser tomados en cuenta en las tareas, se afianza su sentido de pertenencia al sentirse valorados y queridos dentro del núcleo familiar

¿Cuál es el comportamiento habitual de los niños de acuerdo a su edad cronológica?

Por lo general, la edad cronológica se mide tomando en cuenta el desarrollo biológico del niño como la experiencia que va adquiriendo a través de los años.

En este sentido, los niños a medida que van creciendo, van pasando por distintas etapas de maduración que están estrechamente relacionadas a su desarrollo físico y cognitivo.

Así tenemos que a partir de los tres años aproximadamente ya el niño es capaz de observar su entorno, para luego comenzar a imitar lo que observa y que por lo general se logra a través de los adultos.

Ya es capaz de comprender reglas de comportamientos y ejecutar órdenes dadas por sus padres como por ejemplo colaborar con pequeñas labores del hogar (recoger sus juguetes, comer solo, etc)

A media que va creciendo, los niños necesitan la orientación de mamá y papá, sobre todo, cuando queremos que aprendan cosas nuevas.

Entre los 4 y 6 años ya podemos ver un niño un poco más empático con su entorno, es capaz de sociabilizar con  niños de su misma edad y da algunos indicios de autonomía.

A esta edad el niño puede colaborar en casa con tareas sencillas, es capaz de ajustarse a las reglas de convivencia y respetarlas.

Es a partir de los 7 años cuando vuestros hijos pueden comenzar a tener tareas que les brinden y les autodisciplina cree responsabilidades con ellos mismos y con los demás.

No debéis olvidar que todavía el niño sigue imitando ciertos comportamientos que observa en los adultos y de allí la importancia de educar con el ejemplo.

Esta conducta continúa aproximadamente hasta los diez años cuando ya podéis observar a un crio con mayor autonomía en sus decisiones y donde es importante como padres que validéis y respetéis su opinión.

Desde los once y durante toda la adolescencia comienza la etapa de la rebeldía, la cual está marcada por círculo donde se mueve ya sea por sus hermanos, amigos o compañeros del cole.

Comienzan a identificarse más con sus amigos y a ser bastantes autónomos a la hora de elegir las cosas que les gustan y se molestan sí se les trata como críos.

No les gusta que le impongan reglas y en este sentido, a vosotros como padres quizás les costará un poco más que cumplan con ciertas obligaciones y tareas del hogar.

Sin embargo, cabe la posibilidad, de que sí tenéis una buena comunicación con vuestros hijos, ellos estarán dispuestos a escucharlos y acatar órdenes sin mayores problemas.

¿Es posible lograr que mi hijo cumpla sus tareas sin tener que castigarle?

Si queréis lograr que vuestros hijos te obedezcan sin necesidad de castigarles e incluso llegar a la agresión física, entonces es necesario que utilicéis algunas estrategias educativas entre las cuales destacan:

En primera instancia, evitar o regañar gritar al niño. Lo más prudente es hablarle de manera serena y sin ofuscarse. Con un tono de voz suave y mirándole fijamente a los ojos,

Es necesario que aprendáis a controlarte y que os colméis de comprensión y paciencia. Sí vuestro hijo ve que perdéis  el control frente a él(ella), te será más difícil que te obedezca.

Debes aprender a escuchar las razones por las cuales no ejecutó la tarea asignada y de acuerdo a esto tomar la decisión respecto al castigo que se le impondrá al niño.

Si vuestro hijo desobedeció vuestra orden sin motivo aparente, entonces deberá asumir las consecuencias. Es importante, una vez asumido el castigo, no retractarse, ya que esto podría ser altamente negativo en la educación del niño.

Refuerza el comportamiento de vuestro hijo de manera asertiva con palabras de halagos cada vez que realice sus labores. Esto ayudará de forma positiva a que el niño repita la conducta.

Cuando establezcáis reglas o normas no seáis demasiado rígido(a) a la hora de que vuestros hijos las cumplan. Siempre podéis crear un marco de flexibilidad para cuando sea necesario cambiarlas.

Preguntas frecuentes que nos hacemos con hijos de seis años de edad