🥇 ¿PUEDE UNA NIÑA DE 6 AÑOS PASAR POR LA PUBERTAD? | 6años.com Skip to content

¿PUEDE UNA NIÑA DE 6 AÑOS PASAR POR LA PUBERTAD?

PUEDE UNA NIÑA DE 6 AÑOS PASAR POR LA PUBERTAD
PUEDE UNA NIÑA DE 6 AÑOS PASAR POR LA PUBERTAD
¿PUEDE UNA NIÑA DE 6 AÑOS PASAR POR LA PUBERTAD?

La pubertad se entiende como la etapa del desarrollo por la cual necesariamente tiene que transitar toda niña.

Cuando esta etapa del desarrollo comienza a edades muy tempranas, entonces estamos en presencia de lo que se conoce con el nombre de pubertad precoz.

Esto ocurre cuando empiezan a ocurrir cambios en el aspecto físico de las niñas antes de los ocho años de edad.

Entre los cambios más habituales está un crecimiento de los huesos y músculos que inciden en un aumento de talla y tamaño.

Desarrollo de los órganos reproductores femeninos, debido a las alteraciones hormonales y es aquí cuando comienza a aparecer vello corporal e inclusive la transpiración los con fuertes olores.

De acuerdo a los estudios realizados en los últimos años, no hay una causa aparente para que ocurra la pubertad precoz.

Hasta ahora se cree que puede ser el producto de distintos factores como algún tipo de infección, alteraciones en el cerebro, mala alimentación o también puede darse por el uso de fármacos en los niños.

Aunque lo más común es que la pubertad se inicie a partir de los 8 años, puede darse el caso de niñas que empiecen a sufrir estas transformaciones antes de tiempo o puede ocurrir todo lo contrario, que lo hagan de forma tardía.

¿Cuáles son los cambios físicos que se dan en la pubertad?

Uno de los primeros cambios que aparecen durante la etapa de la pubertad es una aceleración en el desarrollo físico de las niñas, producto de las alteraciones hormonales.

Las caderas comienzan a ensancharse y hay un leve crecimiento en los pechos, también comienzan la aparición de vellos en distintas zonas del cuerpo, pero con más preponderancia en las axilas, las piernas y la zona genital.

En esta etapa, el cuerpo comienza a llenarse de curvas y un crecimiento rápido de huesos y músculos y la figura se torna más estilizada.

Después de estos cambios iniciales, lo que sigue es la aparición de la primera menstruación (menarquia).

En muchas jóvenes, ésta va precedida de dolor, cambios de humor, dolores de cabeza y alteraciones hormonales, aunque en otros casos, estos síntomas pueden ser tenues.

Otros de los posibles cambios que experimentan las niñas cuando están cerca de la pubertad son los siguientes:

  • Puede, en algunas niñas aparecer acné en la piel del rostro.
  • El pelo y la piel puede tornarse más grasas debido al desarrollo hormonal.
  • Comienza el aumento de la sudoración, acompañado por mal olor, sobre todo en la región de las axilas y en las zonas íntimas.

La metamorfosis de las niñas en la pubertad

El cambio en las niñas puede ser tan abrupto que trastoca por completo sus vidas ya, que es una transformación radical, pasan de la niñez  a convertirse y sentirse en seres extraños, llenas de miedo, desconcierto y angustia ante lo que le está pasando.

De allí la importancia de que los padres estéis atentos a estos cambios y así podéis buscar alternativas que le permitan a vuestra hija adaptarse de forma rápida y natural a todos las alteraciones que experimenta su cuerpo, pero siempre bajo vuestra supervisión y vigilancia.

Si utilizamos la palabra metamorfosis es porque es la que más encaja para describir exactamente lo que ocurre en el cuerpo de vuestra hija.

Lo que pasa, es que en cierta forma, el desarrollo hormonal comienza a transformar el cuerpo de la niña, dándole una apariencia, con la cual, muchas veces no se siente a gusto.

Los primeros indicios se dan por un aumento de las caderas, acompañado con un crecimiento de las mamas, que puede llegar a ser disparejo, es decir, un seno crece más que el otro.

Otro cambio físico que puede llegar a ser incómodo y generarle problemas de autoestima es la presencia de vellos en todo su cuerpo y en algunas áreas suele ser más abundante.

Sobre todo en las zonas de las axilas y en la región púbica.

Sí hay algo a lo que le temen los jóvenes, es a la aparición de esos molestos granitos en la cara, lo cual es típico de la pubertad.

Su presencia puede incidir de manera negativa y esto a la larga, producir muchos complejos e inseguridades.

Otro punto que debemos mencionar, es el relacionado a los olores, los cuales, al principio resultan bastante desagradables para ellas.

El cuerpo de las niñas comienza a transpirar más, sobre todo cuando practican algún tipo de deporte y es aquí cuando tienen que enfrentar la fetidez y fuertes olores que salen de su cuerpo y a los cuales no estaban acostumbradas.

Como si no fuera suficiente, en un par de años, es normal que aparezca su primera menstruación, con todas las incomodidades que esto implica como dolor, cambios de humor y hasta cierto punto, vergüenza frente a los demás.

Por todo lo anteriormente explicado, es fundamental que la niña sea entendida y que vosotros podáis tener una comunicación eficaz y de calidad, la cual las ayude a superar todas sus inseguridades.

Principales causas de la pubertad precoz

De acuerdo a los expertos en la materia, hasta ahora no se ha descubierto cuales son las verdaderas causas para que se produzca la pubertad precoz en las niñas.

Sin embargo, se cree que pueden existir factores tanto externos como internos que pueden llegar a ser detonadores de esta condición y entre los cuales destacan:

  • Algún tipo de lesión a nivel cerebral.
  • Alteraciones hormonales como el llamado
  • Enfermedades o trastornos genéticos como mutaciones.
  • La aparición de ovarios poliquísticos o tumoraciones.
  • Causas externas como las radiaciones.
  • Una mala alimentación que produzca en la niña problemas de sobrepeso.
  • La utilización de ciertos fármacos para la producción de estrógenos.

¿Cuáles son los cambios de comportamiento más habituales durante la pubertad?

Es una etapa que para las niñas puede ser un tanto irritante ya que se producen cambios significativos, no sólo de su aspecto físico sino también a nivel emocional los cuales tienen que ver con las alteraciones hormonales que ocurren en la pubertad.

Algunos de los comportamientos típicos pueden ser mal humor y fácil irritabilidad por todo lo que le rodea.

Algunas niñas pueden volverse más introvertidas y sentirse avergonzadas delante de los demás ante los cambios físicos que experimenta su cuerpo.

En las niñas parece un ocurrir un torbellino de emociones, donde el carácter se les enrarece, se tornan más susceptibles y es fácil que se enfaden por todo.

Empiezan a experimentar nuevas emociones afectivas, sobre todo, hacia el sexo opuesto y esto es debido al desarrollo hormonal que se produce en el cuerpo.

Es el momento donde las hormonas sexuales se activan y es normal que comiencen a experimentar sensaciones como el deseo y el placer a través de la estimulación de sus órganos genitales (masturbación) y que debe ser visto como algo normal.

A las chicas les cuesta hablar abiertamente de la sexualidad con sus padres, sin embargo, siempre podéis acudir a otras personas que sean especialistas en la materia y que puedan brindar orientación en la educación sexual de vuestras hijas.

La pubertad, si viene acompañada de la mano de los padres y familiares no tiene que ser una experiencia traumática para las adolescentes.

Sólo se necesita la comprensión, la orientación y en algunos casos la ayuda profesional en los momentos más críticos del desarrollo.

¿Puede existir algún riesgo sí mi hija de 6 años entra en la pubertad?

En cuanto a los posibles riesgos que pueden presentarse sí una niña de 6 años entra en la pubertad está que su proceso de crecimiento se atrofie y esto cause que no crezca lo suficiente.

En este sentido, es necesario que la niña sea revisada por un especialista en medicina infantil para que le indique el tratamiento más adecuado.

Pueden haber algunos cambios psicológicos en al niña debido al cambio físico que experimenta su cuerpo.

Pueden llegar a sentir complejos ya que se compara con otras niñas de su edad y se siente diferente a ellas.

Sí este es el caso de vuestra hija, se recomienda buscar consejo profesional para ayudarla a lidiar con estas transformaciones, que por lo general inciden en su autoestima y en su desarrollo integral.

Preguntas relacionadas:

Son muchas las interrogantes que como padres de futuras adolescentes te planteáis y que muchas veces no tenéis la respuesta acertada.

Se sabe que no resulta nada fácil lidiar con estos temas, sin embargo, hoy en día hay mucha información al respecto, que está al alcance de vuestras manos en el momento que la necesitéis.

A continuación, algunas de las preguntas más frecuentes sobre la pubertad:

¿Cómo abordar el tema de la pubertad con mi hija de 6 años?

Como padres debéis abordar este tema de la manera más natural y sencilla posible, entendiendo que éste es sólo uno, de los muchos puntos relacionados al desarrollo y la madurez  que a vuestra hija le tocará enfrentar en la vida.

Para ello, tendréis a vuestra disposición una variedad de material informativo como libros, revistas y el uso de las nuevas tecnologías como la Internet, la cual puede servir como herramienta educativa para tratar estos casos.

Hay padres que por temor y vergüenza postergan estos temas y esperan hasta el último momento para hablar con sus hijas sobre ellos, cuando lo más recomendable es abordarlos mucho antes de que la niña entre en la pubertad.

¿Es normal que mi hija de 6 años tenga todos los síntomas de la pubertad?

La pubertad a una edad muy temprana debe ser un indicio de preocupación para los padres.

Aunque no suele ser muy frecuente que una niña de 6 años alcance la pubertad, existen casos donde ya comienzan a manifestarse los primeros síntomas y por lo general son el resultado del uso de ciertos medicamentos y fármacos que contienen estrógenos.

En este sentido, es importante acudir al especialista para que se encargue de hacer los debidos estudios y dar con la causa del problema. Esto ayudará mucho a tranquilizar a los padres.

De acuerdo a los especialistas, se cree que puede haber una serie de factores tanto internos como externos, que inciden en la aparición de una pubertad prematura.

Entre los factores internos podrían tomarse en cuenta la carga genética heredada de los padres.

Y que la misma sea transmitida a los hijos y los factores externos están acondicionados por el medio ambiente como por ejemplo el uso de fármacos o una mala alimentación, etc.

¿Es lo mismo pubertad y adolescencia?

Por lo general pubertad y adolescencia son términos que tienden a confundirse por parte de los padres.

Ya que están íntimamente relacionados al desarrollo infantil, sin embargo, son dos etapas que ocurren en momentos distintos.

Si bien la pubertad se define por ser un acontecimiento que precede a la adolescencia y donde la niña va a experimentar una serie de cambios en su cuerpo.

En esta etapa también se inicia el desarrollo de los órganos genitales femeninos.

Es a partir de este momento que las hormonas femeninas comienzan a desempeñar sus funciones y donde ocurre la transición de niña para entrar en la adolescencia.

La adolescencia, por el contrario inicia a partir de los 12 años y uno de los primeros síntomas es la aparición de la primera menstruación en las jovencitas.

¿Puede una niña de 6 años con sobrepeso adelantarse a la pubertad?

Uno de los factores que está incidiendo en el desarrollo temprano de los niños es la obesidad infantil.

Lamentablemente la tasa de sobrepeso cada día va en aumento y la principal causa es la mala alimentación que la población infantil a nivel mundial está recibiendo.

En la actualidad, producto del estrés y la vida acelerada que lleváis los padres, en cierta forma los obliga a llevar una dieta alimenticia que no resulta muy favorable, sobre todo para los más pequeños de la casa.

El consumo de alimentos procesados, comida chatarra y las golosinas son los desencadenantes de la obesidad y también de múltiples enfermedades.

De allí la importancia de cuidar la dieta de vuestros hijos, bajar en lo posible el consumo de tantos alimentos con altos niveles de azúcar y grasas, sustituyéndolos por frutas vegetales, donde están concentradas todas las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita.

Sí queréis que vuestras hijas en la etapa de la adultez puedan llevar una vida más feliz y equilibrada, entonces es fundamental, que a partir de hoy toméis las medidas correctivas que coadyuven en su bienestar físico y psicológico.

Preguntas frecuentes que nos hacemos con hijos de seis años de edad