🥇 MI HIJO DE 6 AÑOS ESTÁ CELOSO DE SU HERMANO MAYOR | 6años.com Skip to content

MI HIJO DE 6 AÑOS ESTÁ CELOSO DE SU HERMANO MAYOR

MI HIJO DE 6 AÑOS ESTÁ CELOSO DE SU HERMANO MAYOR
MI HIJO DE 6 AÑOS ESTÁ CELOSO DE SU HERMANO MAYOR
MI HIJO DE 6 AÑOS ESTÁ CELOSO DE SU HERMANO MAYOR

Es posible que nos ocurra que, cuando nace un nuevo bebé, aparezcan los celos en el hermano de mayor.

Los celos del primogénito: ¿Por qué ocurren?

Esto suele pasar porque puede que tengamos que dedicar más tiempo al recién nacido. Aunque no quiere decir que dejemos de querer al primogénito.

Uno de los síntomas notorios  de los críos de seis años, es que comiencen a experimentar celos por todo. Que busquen más la atención de sus padres o que haya un cambio significativo de comportamiento. Incluso que arranquen con pataletas y conductas un tanto agresivas.

Es importante aclarar que cada niño representa un universo. Por lo tanto, los celos pueden manifestarse de distintas formas. Porque como seres humanos presentamos características y comportamientos individuales y diferentes. Y esto es lo que nos diferencia uno de otros.

Habrá niños que manifiesten desobediencia cuando antes acataban las órdenes de sus padres. Otros que se vuelvan más retraídos con tendencia a aislarse. Incluso están los casos más extremos. Donde el niño, para llamar la atención de los padres, hagan berrinches por cualquier cosa y tiendan a volverse hostiles.

Otro comportamiento bastante típico a estas edades es la manipulación a través del llanto. Junto a las conocidas pataletas, las cuales, aparecen como resultado de los celos por la llegada del mencionado nuevo miembro en la familia.

Se puede dar el caso que los niños comiencen a presentar alteraciones del sueño. Como pesadillas o falta de apetito. Incluso no es de extrañar  que puedan presentar micciones nocturnas.

Uno de los estados más críticos y que más nos preocupa a los padres es cuando el niño comienza a demostrar agresividad. Ya que es incapaz de controlar sus emociones. Aquí es cuando a nosotros los padres, se nos deberán encender las alarmas. Porque el primogénito puede comenzar a provocarse daño a sí mismo. Incluso a intentar agredir al bebé.

Otra conducta que debe ser tomada en cuenta, ocurre cuando los niños de 6 años comiencen dar fuertes indicios de estar bajo estrés. Sucede porque no saben manejar esta nueva situación. Por ello, comienzan a somatizar emociones en su propio cuerpo presentando síntomas como: fiebre, dolor del cuerpo o diarrea sin ninguna causa aparente.

Cómo ayudar a tu hijo de 6 años a superar los celos durante el embarazo

Durante esta difícil etapa por la cual pasa un niño de 6 años, es vital que, como padres, hablemos con nuestro hijo. Así le haremos entender que, que hasta cierto punto, los celos son un sentimiento que pueden llegar a ser hasta saludables. Debido a que pueden ser  un indicador de que tenemos en casa un niño normal. Es decir, que es capaz de expresar lo que siente.

Lo más importante de esto, es saber cómo canalizarlo para que nuestro hijo supere los celos. Además, para los padres puede ser un buen momento para trabajar otros terrenos. Entendidos como áreas relacionadas con la formación integral. Como por ejemplo, los valores.

Áreas con las que canalizar los celos

  1. La autoestima.
  2. El respeto.
  3. El amor.
  4. La tolerancia.

Una buena recomendación para estos casos es hablar con nuestro hijo de 6 años durante la etapa del embarazo.

Podemos explicarle (con palabras dulces y amorosas) cómo fue, seis años atrás, el proceso maravilloso por el que pasamos para tenerle a él. Y que ahora, gracias a toda esa grata experiencia, él podrá disfrutar de la compañía de un nuevo hermano. Hermano y amigo con quien podrá divertirse, jugar y pasar muchos momentos agradables.

Es importante hacerle entender que el amor que sentimos por él no va a cambiar. Y que por el contrario, como hermano mayor, desempeñará un rol importante y muy útil en la crianza de este nuevo ser.

Celos durante la fase del recién nacido

Los celos que experimenta un niño en sus primeros años de vida deben ser vistos como un sentimiento natural. Y que por lo general se manifiestan ante de la llegada de un nuevo hermanito.

Para ellos resulta muy difícil manejar sus emociones porque les cuesta discernir entre lo que está bien y lo que está mal.

Para el niño, en su pequeño mundo, todo gira en función de mamá y papá.

Desde sus primeros años de vida es cien por cien dependiente de los cuidados y atenciones que le brindamos los adultos. Y cuando por alguna razón se produce la llegada de un nuevo bebé, esta situación de bienestar y egocentrismo cambia. Entonces el hermano mayor comienza a sentir celos.

En este punto, el niño ya empieza a darse cuenta de que no es el centro de atención de sus padres. Por ende, siente que tiene que competir con su hermano para seguir teniendo el privilegio de ser el primogénito.

Así, de esta forma no perderá el cariño y el amor que hasta ese momento era sólo y exclusivamente para él.

Ahora bien, si quieres prevenir que esto no pase, habla mucho con tu hijo de lo siguiente: de que los bebés en las primeras etapas de su vida necesitan mayor atención. Porque por sí solos son incapaces de hacer las cosas por sí mismos. Hazle entender que su hermano/a es un bebé. Y los bebés son frágiles. Por eso no se deben descuidar ni por un solo momento.

¿Cómo manejar el estrés que supone un bebé nuevo y un hijo celoso de seis años?

Para los padres resulta muy estresante no sólo lidiar con un bebé recién nacido, sino también con los cambios de conducta que empieza a experimentar un segundo hijo.

Lo importante para mamá y papá es entender lo que siente el niño y luego averiguar cuál hecho fue el detonador de los celos.

Es necesario preguntarle al niño lo que está sintiendo, es decir, dejarlo que exprese sus emociones, de esta forma le haremos entender que para vosotros es valioso, esto le dará seguridad y confianza y lo ayudará a reforzar su autoestima.

Al actuar de esta manera, el niño tendrá un cambio significativo en su comportamiento que redundará de manera positiva en todos los integrantes de la familia.

El niño se sentirá mejor y los padres podrán lidiar con sus labores diarias y esto a su vez evitará el estrés que por lo general provoca el cuidado de los hijos cuando están en las primeras etapas de sus vidas.

Si estás atravesando por algo parecido, entonces lo más recomendable sería:

  • Tómate tiempo para ti mismo: Para ello se recomienda que te tomes pausas de descanso cuando te sea posible, esto te ayudará a reponer fuerzas y recargarte de nuevas energías.
  • Pasa tiempo riéndote con tus hijos: La risa es un excelente antídoto que ayuda a drenar las asperezas y tensiones cuando tenemos niños tan pequeños en casa. Ellos disfrutan mucho de estos momentos, donde pueden entre risas y juegos disfrutar en la compañía de sus padres.
  • Sal de la casa y haz vida social con ellos o sin ellos: Resulta altamente gratificante para los padres salir de casa y dar un paseo. Respirar aire puro, ir a un parque, hacer cualquier actividad. Esto pueden hacerlo sólo o en compañías de los peques.

En conclusión:

1. Pasa más tiempo a solas con tu hijo de 6 años.
2. Deja que el hermano mayor de la casa ayude con el bebé.
3. Habla con tu hijo de 6 años sobre sus sentimientos.
4. Ilustra a tu de 6 años a ser un hermano con cuentos y videos.

Preguntas habituales que los padres nos hacemos:

Son muchas las interrogantes que se plantean los padres cuando después de la llegada de su primer hijo deciden agrandar la familia con la llegada de otro bebé.

Como padres no estamos preparados para afrontar los comportamientos y cambios que experimentan nuestros hijos en las distintas etapas de su desarrollo.

Entre las preguntas más frecuentes que nos hacemos cómo padres están:

¿Cómo puedo evitar que mi hijo se ponga celoso?

Como padres, debemos tener claro que los celos pueden ser completamente naturales en un niño que espera la llegada de un nuevo hermanito.

En la actualidad disponemos de muchas herramientas educativas que nos pueden servir para lidiar y salir adelante con este sentimiento que experimentan nuestros hijos.

Es importante que si queremos alcanzar mejores resultados, es necesario tomar medidas correctivas mucho antes de la llegada del futuro bebé, para ello podemos hablar y educar a los niños desde el mismo momento de la concepción o inclusive, cuando ya estamos pensando en brindarle a nuestros hijos la compañía de nuevos hermanos.

Una de las primeras cosas que podemos hacer es educar al niño antes y durante el embarazo, para ello podemos ayudarnos con libros o material didáctico, esto hará sentir a tu hijo como parte importante en todo el proceso de formación del bebé.

Deja que le niño te acaricie la barriga mientras el bebé se está gestando, esta es un manera sana para que vuestro hijo comience a querer a ese nuevo miembro de la familia que está por llegar.

Puedes involucrarlo en la decoración de la habitación del bebé y cuando nazca, en los cuidados y atenciones como por ejemplo ayudarles a darle el chupete, que pueda ayudarles a cargarlo o vestirlo, esto lo hará sentirse importante y útil, mientras va creando poco a poco in vínculo afectivo con su hermano.

En cuanto al día a día, como padres no debéis descuidar la calidad de tiempo que se comparte con el hiño de 6 años, es decir, que el niño no se sienta desplazado porque la mayor parte del tiempo es dedicada al bebé, mientras que él o ella es dejado en un segundo plano

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es que cuando el niño de señales de que esta celoso, los padres deben ser pacientes, pero sin llegar a ser permisivos.

Deben aprender a colocar límites sí el niño muestra signos de enfado, rabia o frustración, pero evitando el regaño o la crítica delante de terceros y mucho menos el maltrato físico..

Por último, sí los padres consideran que le castigo es necesario, pueden hacerlo, pero sin dañar la autoestima del pequeño, por ejemplo, se le puede privar de algo que le guste hacer o simplemente que se queden en su habitación por un tiempo determinado.

¿Los bebés se ponen celosos?

Los celos son un sentimiento que forma parte de todos los seres humanos desde el mismo momento de nacer.

Se considera que es una emoción natural que se experimenta al igual que:

  1. La rabia.
  2. La frustración.
  3. La alegría.
  4. La tristeza.
  5. El amor.

En este sentido, los bebés también pueden experimentar celos y pueden hacérselos saber a sus padres a través del llanto o la irritabilidad, tan comunes en estas tempranas etapas de la vida.

Cómo sabemos, los bebés no pueden hablar cuando son tan pequeños, pero si pueden transmitir sus emociones a través del lenguaje verbal.

Puede darse el caso de que los bebés sientan celos de sus hermanos por su mismo estado de indefensión y por ser más inmaduros que un niño de mayor edad.

Necesitan de mayores cuidados y esto por supuesto demanda mayores cuidados de sus padres.

La manera más común de hacerlo es con el llanto, para que lo carguen o lo colmen de mimos y hasta cierto punto, es una manera de manipular para lograr que capten su atención.

¿Cómo puedo lograr que mis hijos dejen de pelearse?

Un sentimiento que genera bastante impotencia entre los padres es ver a sus hijos confrontados o peleados por cualquier cosa y que por lo general, es producto de los celos.

Cuando son pequeños esto ocurre con mucha frecuencia, sin embargo, las peleas no duran mucho ya que les resulta fácil reconciliarse.

A media que van creciendo, estas diferencias pueden ser aún mayores, pero siempre existen alternativas para salir de la crisis.

Sí como padres estáis viviendo una situación como esta, es importante apoyarse en los consejos de familiares, amigos o de alguna persona experta en la materia, quien con su experiencia pueda aportar ideas o tips para mejorar la situación.

Hoy en día, contamos con muchas herramientas tecnológicas que pueden ayudar en estos casos.

Algunos consejos útiles podrían ser:

  • Lo primero es saber que originó la pelea y buscar tranquilizarlos.
  • Es importante escuchar a cada hijo y dejar que de forma individual, den su argumento respecto a la discusión o pelea.
  • Si se va tomar la decisión de castigarlos, debe hacerse de forma justa, sin ningún tipo de preferencias y con esto se evitarán los celos.
  • No perder el control y hacerles ver que existen reglas y normas de convivencia como el amor y el respeto, que se deben acatar.
  • Toda pelea o conflicto debe terminar con una reconciliación de los hermanos, que sean capaces de disculparse, utilizando frases amorosas, son gestos que ayudan bastante a suavizar las asperezas.

Preguntas frecuentes que nos hacemos con hijos de seis años de edad