🥇 MI HIJA DE 6 AÑOS DUERME EN MI CAMA | 6años.com Skip to content

MI HIJA DE 6 AÑOS DUERME EN MI CAMA

MI HIJA DE SEIS AÑOS DUERME EN MI CAMA
MI HIJA DE SEIS AÑOS DUERME EN MI CAMA
MI HIJA DE 6 AÑOS DUERME EN MI CAMA

Muchas madres y muchos padres se preguntan:

  • Niños a la edad de seis años que duermen con sus padres: ¿Qué pautas sigo para evitarlo?
  • Dormir con los hijos de seis años, ¿Es una buena o mala costumbre?
  • Consecuencias de dormir con mis hijos de seis años.

Son muchos los padres que acostumbran a sus hijos mientras son bebés o niños pequeños, a dormir con ellos en su cama.

Para los pediatras estas costumbres son contraproducentes ya que pueden ocasionar algunos accidentes como caídas, asfixias o transmitirle algunas enfermedades al niño mediante la respiración o la transpiración nocturna.

Pero dependiendo de la cultura y lo permisivo que sean los padres, muchos niños de 6 años comparten la cama con sus padres.

Otro aspecto es el espacio si viven en casas de habitaciones limitadas pero son una familia numerosa, esto obliga a los padres a dormir con sus hijos de 6 años.

También se toma en consideración si el niño es muy nervioso o padece alguna enfermedad donde los padres deben estar vigilantes durante noche.

En países orientales como Japón se les permite a los niños entre los 2 y 7 años compartir la cama con sus padres, mientras que en España y Francia los niños duermen solos en sus habitaciones a partir de los primeros días de nacido.

Crear una independencia de los padres no se consigue sino hasta que los niños aceptan dormir solos en sus camas.

Pero es muy difícil lograr que los niños duerman solos. Ya que hay muchos factores que los llenan de miedo: la oscuridad, la creencia y mitos de los monstruos en los closets y debajo de la cama… que muchos padres usan para molestar a sus hijos, tienen un efecto negativo para que los niños duerman solos.

Establecer límites claros

A los niños se le deben establecer límites, que les queden muy claros para que no tengan dudas ni confusiones, en cuanto a lo que deben hacer y lo que no.

Sobre todo en relación a lo que es correcto como dormir solos en sus habitaciones en sus propias camas y lo que no es correcto incomodar a papi y a mami durmiendo en su cama.

Si al niño se le explica que él tiene una cama cómoda, en una habitación también cómoda que ha sido arreglada por sus padres con todo el amor, para que el descanse y tenga su ropa, juguetes y útiles escolares arreglados en orden, el niño irá entendiendo que ese es su espacio y que debe dormir ahí.

Además, también se le debe decir que papi y mami necesitan estar cómodos en su cama para descansar ya que trabajan mucho y aunque disfrutan estar con él, durante la noche quieren que su hijo duerma en su cama.

La edad tiene mucha influencia en los padres ya que mientras más pequeño es el niño, ellos son más flexibles y le permiten dormir con ellos.

¿Qué pautas seguimos los padres para evitarlo que nuestro pequeño de seis duerma en nuestra cama?

Para lograr que esta situación definitivamente se solucione, los padres deberán:

  1. Reconocer el problema, ya que si el niño está reacio a dormir solo, aunque se le haya hablado del tema y al principio parezca convencido pero al momento de dejarlo solo en su cama comienza a llorar y termina acostado con sus padres, hay un problema de fondo el cual debe descubrirse para solucionarlo.
  2. Idear un plan de acción muchos padres planean la mejor estrategia para que el niño duerma en su cama, algunos realizan actividades donde el niño se canse y se duerma para luego ellos dejarlo en su cama. O duermen al niño en la cama de los padres y al estar totalmente dormido lo trasladan a su cama, algunas veces estas opciones funcionan.
  3. Explicar los límites a su hijo es sumamente importante, ya que los hijos deben conocer y respetar todos los límites que imponen los padres. Para crear en el hijo independencia y respeto así como obediencia y que aprendan a valorar los esfuerzos que por él hacen sus padres.
  4. Hacer cumplir esos límites con diligencia también es una tarea que todos los padres deben implementar e imponerse, para que sus hijos los vean como la autoridad en el hogar.
  5. Estar preparado para las consecuencias, advertirle al niño que toda acción tiene una o varias consecuencias es siempre de gran ayuda, si se le da al niño una explicación sobre las consecuencias que tendrá que enfrentar si desobedece a sus padres, el niño tendrá mucho que pensar y tomará en cuenta la advertencia.

Estos y otros puntos son muy importantes no solo en el hecho de que los niños quieran dormir en la cama con los padres, también se deben aplicar en otros aspectos donde los niños quieren imponer su voluntad.

¿Por qué mi hijo está durmiendo con nosotros?

Algunos padres que todavía no han logrado que su hijo a los 6 años duerma en su cama se hacen esta pregunta, ¿Por qué mi hijo está durmiendo todavía con nosotros?

Y darle una respuesta satisfactoria y definitiva en muchos casos es imposible.

En esto son muchos los elementos que tienen influencia, y en cada caso pueden ser muy individuales y personales como para generalizar en el tema.

Por ejemplo hay niños de 6 años que duermen con sus padres porque es muy nervioso y miedoso por lo que llora mucho al momento de dejarlo en su habitación, entonces por cansancio o por no oír más su llanto los padres deciden dejarlo dormir con ellos.

También si la casa es pequeña y no hay espacio para una habitación para el pequeño, los padres acogen a su hijo en su cama y cuando ya está en una edad más avanzada le hacen una camita en la misma habitación.

También si el hijo necesita algún tratamiento durante la noche, los padres le permiten dormir con ellos.

Algunos niños no soportan dormir con sus padres y prefieren la intimidad y soledad de su habitación, pero esto suele suceder hasta los 10 años cuando los niños necesitan su intimidad y espacio propio.

Muchos padres en su desespero por lograr que su hijo abandone la cama de ellos, le llenan la habitación de juguetes y de objetos que son los preferidos del niño, esto a veces funciona pero otras no.

¿Qué métodos puedo usar para ayudarles a adaptarse a dormir solos?

Los padres suelen tener muchas ideas para ayudar a su pequeño hijo a adaptarse a dormir solo, ellos recurren a consejos familiares o de sus amigos que también han experimentado la misma situación.

Si los padres ejecutan un plan donde el niño se duerma a la misma hora todas las noches, el mismo tendrá que dormirse solo en su cama sin que sus padres tengan que obligarlo a dormir, pues su organismo ya estará acostumbrado a dormir a esa hora.

Acostumbrar al niño a dormir solo a muy temprana edad, le ahorrará en el futuro tener que estar con el niño hasta que se duerma o que se pase a media noche a la cama de sus padres.

Otra buena idea es darle un juguete como por ejemplo, un pequeño peluche, si el niño no es asmático o presenta alguna alergia a la tela del mismo, como compañía para que se sienta seguro a la hora de dormir.

Darle una cena ligera facilita la digestión y al mismo tiempo le produce al niño sueño, por lo que al ponerlo en su cama rápidamente podrá conciliar el sueño durante toda la noche.

Técnicas sugeridas por profesionales

Los pediatras y psicólogos infantiles recomiendan que los niños a partir de los 2 años duerman solos en su cama y habitación, por lo que tienen muchos encuentros desagradables con padres que por simple capricho de su hijo de 6 años aún duermen con ellos.

Estos profesionales han implementado algunas técnicas para lograr que los niños dejen la mala costumbre de dormir con sus padres, algunas de estas técnicas son:

  • Realizar Meditación con sus hijos a partir de los 3 años de edad, ya que a esta edad es donde los niños comienzan a sentir un gran apego a dormir con sus padres.
  • Revisar la habitación con el niño apagando la luz, para que el niño se convenza de que no hay nada debajo de su cama o en el closet.
  • Retirar los objetos que le generan miedo, como lámparas, juguetes, cerrar la puerta del closet y la ventana.
  • Dejar una pequeña y tenue luz encendida para que se sienta seguro.
  • Decirle que sus padres están a tan solo una pared y que no está solo en casa.

Y, finalmente, rezar (en familias creyentes y sin obligar a tener fe a los menores de edad) también fortalece la seguridad en los niños en algunas familias tradicionales.

 ¿Qué efectos tiene compartir la cama con mi hijo?

Esta costumbre crea en el niño una dependencia a la hora de dormir. El siente que si duerme solo sus padres lo están abandonando.

Pero los padres deben dejarle claro que él debe dormir solo en su cama, para que su descanso sea pleno y el de ellos también. Y ya que su cama está hecha para dos personas y cuando se mete en ella, le quita espacio a uno de ellos.

Los niños que se niegan a dormir solos en su cama se sienten que pueden manipular a sus padres con llanto, ya que si lloran los padres lo llevan a su cama y así el habrá logrado su objetivo.

En cuanto a los efectos que tiene el dormir con los padres, los especialistas y expertos hasta el momento no han establecido ninguno a favor.

La mayoría concuerda en que los hijos deben dormir en sus camas en sus propias habitaciones para desarrollen su sentido de independencia e intimidad.

¿Mi niño de 6 años madurará con normalidad sin dormir conmigo en mi cama?

Uno de los beneficios que dicen los pediatras y psicólogos infantiles dicen que tiene que los niños duerman solos en sus camas, es que se desarrollan normalmente física y psicológicamente.

A los seres humanos nos gusta estar acompañados, más a la hora de dormir, pues el calor de los cuerpos es como un sedante que permite conciliar el sueño, pero en los niños es imprescindible que aprendan a estar solos en sus camas ya que así su apego a los padres es normal.

Cuando los niños sobre todo los de 6 años en adelante siguen durmiendo con sus padres, van incrementando su inseguridad y no logran enfrentar situaciones diarias como: estar en la escuela, ir en el transporte escolar o acudir a una fiesta infantil sin que sus padres estén presentes.

Para que un niño madure y sea capaz de desenvolverse bien, sus padres deben darle su espacio y para eso deben dormir solos.

La sobreprotección de los padres hace que los niños crezcan débiles, inseguros y sumisos por lo que son víctimas fáciles de acoso en la escuela y en la comunidad donde viven.

Pensamientos a considerar sobre el hecho de compartir cama con hijos a la edad de seis años

Los padres con niños que a los 6 años duermen con ellos, tienen que pensar en su intimidad pues es muy difícil tener relaciones íntimas con un niño ya crecidito en la misma cama.

Este es un pensamiento que agobia a muchos padres y preocupa a muchos pediatras, pues es importante que los niños no tengan contacto con escenas que no entienden por su corta edad, las cuales les causarán muchos traumas muy severos.

El entorno social juzga muy severamente a los padres que permiten a sus hijos de más de 2 años dormir con ellos.

Ya que es muy mal visto que sean tan sobreprotectores o muy manipulables por niños tan pequeños, la sociedad considera que los padres deben ser autoritarios y lograr que sus hijos los obedezcan y permitirles compartir la cama lo ven como un gran error en todo sentido.

Preguntas relacionadas

Las inquietudes crecen en los padres que no logran que sus hijos los dejen dormir solos, por lo que se preguntan:

¿De qué me sirve dormir mal con mi hijo?

Y buscan desesperadamente el método que haga que su hijo duerma en su cama definitivamente, esta situación afecta a ambos padres, pero las madres son las que casi siempre se oponen a que el padre le aplique al hijo un correctivo eficaz.

Ya que ellas no soportan que su hijo le diga que sienta solo en su cama y habitación.

 ¿Cuál es el límite de años que deben tener mis hijos para que duerman conmigo en la cama?

No hay parámetros establecidos sobre la edad para que los niños duerman con sus padres, así como tampoco existen reglas que impongan a los padres que deben dormir con sus hijos hasta cierta edad.

Lo cierto es que para los padres es más fácil hacer que sus hijos se adapten a dormir solos, cuando comienzan a temprana edad a dejarlos dormir en sus camas y habitaciones.

Preguntas frecuentes que nos hacemos con hijos de seis años de edad