Formas sorprendentemente fáciles de enseñar a leer a su hijo de 3 años

Aprender a leer por primera vez es una parte esencial del crecimiento. La lectura abriría un mundo de posibilidades para su hijo. El proceso de aprender a leer a la edad de 3 años es algo que permanecerá con ellos por el resto de sus vidas. Es importante hacerse parte de este proceso de aprendizaje.

Asegúrese de que su hijo asocie el tiempo de lectura con la diversión y el entusiasmo. La lectura y el proceso de aprender a leer es el bloque de construcción más importante en la vida de un niño. No solo por el bien de la academia, sino que esto también determina sus hábitos de lectura.

Enseñar a su hijo de 3 años a leer puede parecer una tarea abrumadora al principio, pero no tiene por qué ser difícil. La manera más fácil de enseñar a leer a su hijo de 3 años es convertirlo en parte de su tiempo de juego. No contener el proceso de aprendizaje dentro de un horario estricto.

No haga del aprendizaje de la lectura una actividad aislada. Más bien, hágalo parte de la actividad diaria de su hijo. Incorpore canciones, rimas y pequeñas tareas divertidas para despertar el interés de su hijo por la lectura. Compre libros y artículos de papelería coloridos para entusiasmarlos. Analicemos algunas de las maneras más fáciles de enseñar a leer a su hijo de 3 años.

Formas sorprendentemente fáciles de enseñar a leer a su hijo de 3 años

Historias para dormir

La manera más fácil de hacer que su niño pequeño se interese en la lectura es dándole a probar un buen cuento antes de dormir. Léales todos los días, no solo a la hora de acostarse, sino siempre que su hijo quiera escuchar un cuento. Con el tiempo, querrán poder leer por su cuenta.

Use libros ilustrados coloridos para leer. Señale las palabras mientras lee y ayúdelos a conectar las palabras con las imágenes. De vez en cuando, haga una pausa mientras lee para ellos y pregúnteles qué sucede a continuación. Permítales intentar leer la siguiente sección de la historia o permítales inventar una versión diferente de la historia de su memoria, con referencia a las imágenes.

Esto les ayudará a desarrollar su poder imaginativo. También crearía un gran interés en ellos para poder leer su propio libro.

Canciones y rimas infantiles para desarrollar la conciencia fonémica

Establezca una melodía pegadiza para cada ortografía que le enseñe a su niño pequeño. La memoria de los niños puede captar fácilmente una melodía y también les ayuda a desarrollar la conciencia fonémica. Desarrollar la conciencia fonémica esencialmente significa enseñarle a su hijo de 3 años cómo conectar los sonidos con las letras. También les da la capacidad de manipular palabras de acuerdo con el sonido y poder deletrearlas con alfabetos. Una vez que la conciencia fonémica está firmemente cimentada en el cerebro en desarrollo de su niño pequeño, la lectura se vuelve mucho más fácil para ellos.

La mejor manera de desarrollar esta conciencia es cantar rimas o canciones pegadizas mientras enseña la ortografía a sus niños pequeños. Puede ser un ejercicio de aprendizaje divertido y delicioso para usted y su hijo.

Juega juegos de palabras

Como ya he sugerido, no limite el ejercicio de aprendizaje a un horario planificado. Hable con su hijo siempre que pueda y juegue juegos de palabras. Pídales que deletreen palabras fáciles y juegue con ellos. Puede llevar la puntuación de cada victoria y reservar pequeñas recompensas al final de cada juego para que el juego sea aún más emocionante. Puede jugar a este juego siempre que estén inactivos, en el automóvil, mientras esperan una cita con el médico. No convierta este juego en un ejercicio de cuestionamiento, más bien manténgalo ligero y divertido.

Etiquetado de objetos

Una vez que su hijo de 3 años finalmente comience a aprender nuevas palabras, comience a etiquetar los objetos en su hogar con una nota adhesiva, por ejemplo, la puerta, la ventana, la almohada, una manzana y todos los demás artículos comunes del hogar. Al mirar estas etiquetas, su hijo comenzará a aprender palabras nuevas con la ortografía correcta sin esfuerzo. De vez en cuando, señale objetos y pregúnteles qué es eso.

Libros coloridos

Compre coloridos libros ilustrados, cuentos de hola y adiós, cuentos para dormir y libros ilustrados sobre animales. Léales y luego entrégales el libro para que puedan leer solos. Incluso si no pueden leer todas las palabras, aprenderán a adivinarlas a partir de las imágenes y su memoria de la historia.

Con estos libros en su poder, también desarrollarán un sentido de responsabilidad y aprenderán a cuidar sus propias posesiones.

Trazando letras

Haga un juego divertido de calcar letras y palabras. Hay varios libros de escritura disponibles en el mercado que les ayudan a aprender y escribir alfabetos. Eventualmente, los alfabetos se graduarán a palabras sencillas de una sola sílaba y luego a oraciones completas. Luego pídales que lean en voz alta lo que han escrito. Esto no solo desarrolla su vocabulario y conocimientos de ortografía, sino que también comienza a desarrollar su estilo de escritura a mano desde una edad temprana.

Imanes de letras

Consiga imanes con letras y péguelos en la habitación de su hijo. También puedes conseguir imanes para la nevera. Pídale a su hijo que las organice en palabras de 3 o 4 letras. Juega con ellos a los revoltijos de letras. Esto les dará una forma divertida y emocionante de participar en el proceso de lectura y escritura. También los mantendrá ocupados y sentados en un solo lugar.

También puede preparar tarjetas didácticas para que su hijo las lea, pero algunos expertos opinan que las tarjetas didácticas fomentan la memorización desde una edad muy temprana. Definitivamente quiere evitar enseñarle a su hijo a memorizar. Por lo tanto, no use tarjetas con demasiada frecuencia.

Tecnología: DVD, aplicaciones móviles y software de computadora.

Finalmente, puedes hacer uso de todo tipo de avances tecnológicos que puedas tener a tu disposición. Puede comprar un DVD para niños o descargar aplicaciones móviles o software de computadora. Úselos solo cuando esté presente con su hijo. Por lo general, vendrán con características animadas, canciones y personajes de dibujos animados. A veces, incluso contienen pequeñas pruebas para alentar a su hijo a aprender más rápido y hacer que el proceso de aprendizaje sea aún más emocionante. No utilice la tecnología con demasiada frecuencia para enseñarles a leer, ya que podría volverlos adictos a la pantalla del televisor o la computadora desde una edad temprana.

Estas son algunas de las maneras sorprendentemente fáciles de enseñar a leer a su hijo de 3 años. No debería requerir mucho esfuerzo de su parte, pero definitivamente sea paciente. Recuerde, cada niño es único y tiene su propia forma de aprender y desarrollarse. No los obligues a aprender y permíteles su propio espacio y tiempo.

Algunos de los puntos clave a los que debe prestar atención mientras le enseña a su hijo a leer son:

  • Su conciencia fonémica
  • Su capacidad para cuidar sus libros y manejarlos adecuadamente.
  • Sus nuevos vocabularios en desarrollo
  • Su capacidad para reconocer imágenes con palabras.
  • Su capacidad para comprender el significado de las palabras que están leyendo. Si no entienden lo que están leyendo, perderán el interés rápidamente.
  • Por último, su pronunciación y fluidez del idioma que acompaña a la lectura.

Con todo esto en mente, asegúrese de hacer que la lectura sea divertida para su hijo de 3 años. Tenga conversaciones con ellos sobre lo que están leyendo o mirando en su libro ilustrado. ¡Pronto, su hijo de 3 años estará leyendo como un ávido lector!