Análisis de la óptica infantil DXR-8

Compramos el monitor de video para bebés Infant Optics DXR-8 para que nuestro revisor pudiera ponerlo a prueba en su casa. Siga leyendo para ver nuestra Análisis completa del producto.

Desde 2011, la empresa Infant Optics, con sede en San Francisco, ha sido reconocida como líder en la categoría de monitores de video para bebés. El DXR-8 de la marca es especialmente popular entre los padres gracias a sus muchas características, que incluyen una pantalla decente durante el día y la noche y lentes intercambiables con la capacidad de girar, inclinar y hacer zoom. Para ver de qué se trataba todo este alboroto, mi esposo y yo (y nuestro hijo de 1 año) pusimos a prueba el monitor. En el transcurso de muchas noches y muchas siestas, examinamos el proceso de configuración, el diseño y el rendimiento de la cámara y el monitor.

Proceso de configuración: las sencillas instrucciones lo hacen fácil

Probamos el kit completo, que incluye las unidades de cámara y monitor, una lente de zoom, una batería recargable de iones de litio, un adaptador de corriente para la cámara, un adaptador de salida USB y dos cables de alimentación USB (uno de 10 pies y el otro 3 pies). Sin embargo, también puede comprar cualquiera de estos artículos e incluso más accesorios, incluida una lente gran angular de 170 grados de € 12, por separado.

El kit viene con un manual de usuario y una guía de inicio rápido. Encontramos las instrucciones fáciles de leer; incluso hay una sección de solución de problemas que aborda cualquier problema que pueda surgir. Comience cargando el monitor por completo para obtener la mejor duración de la batería (más sobre esto más adelante). Planeamos usar la lente de zoom óptico incluida, así que la giramos en la cámara y estábamos listos para comenzar.

Si está utilizando el soporte incorporado para colocar la cámara en una repisa o estante, terminará rápidamente, pero también puede montarla en la pared con las ranuras en la parte posterior y el tornillo y anclaje incluidos.

Diseño: Un monitor sólido y fácil de operar

El DXR-8 cuenta con un diseño fácil de usar. El monitor adornado con antena mide 4,88 x 3,13 x 0,88 pulgadas, con una pantalla horizontal de 3,5 pulgadas (una actualización de la pantalla vertical de 2,4 pulgadas en la versión anterior, la DXR-6). Encontramos los botones (Menú, Encendido, Atajo y Hablar, más cuatro botones de flechas direccionales) sencillos y fáciles de navegar.

El botón Menú se usa para acceder y ajustar el brillo, el volumen, el zoom, la alarma, el retraso del modo de suspensión y para agregar y eliminar cámaras adicionales; simplemente haga clic en Menú y navegue de izquierda a derecha hasta el ícono respectivo, luego use las flechas hacia arriba y hacia abajo para ajustar. Establezca e implemente los niveles de brillo y volumen preferidos a través del botón de acceso directo. Talk le permite, lo adivinó, hablar con su bebé a través del altavoz de la cámara.

Fue genial poder ajustar la cámara a través del monitor cuando el bebé se movía a un área diferente de su cuna.

La cámara en sí mide alrededor de 4 x 2,5 pulgadas y es un poco más pesada que otras que probamos, pero es muy resistente. También puede girar e inclinar (usando las flechas arriba, abajo, izquierda y derecha) y hacer zoom, lo que consideramos muy importante. Fue genial poder ajustar la cámara a través del monitor cuando el bebé se movía a un área diferente de su cuna. Cuando la cámara está encendida, hay una luz verde muy suave, nada que haya despertado a mi hijo.

La lente de zoom óptico incluida es una excelente adición si necesita colocar la cámara más lejos (tenga en cuenta que no debe estar a menos de 3 pies de distancia; asegúrese de que esté fuera del alcance del bebé). Si necesita una vista mucho más amplia, como cuando su hijo es un niño pequeño móvil, puede comprar la lente gran angular antes mencionada por separado, pero afortunadamente, es bastante económica.

Características: sensor de sonido, visión nocturna y más

Un indicador LED activado por sonido (la barra a la izquierda de la pantalla) nos permitió ver cuándo lloraba nuestro hijo, pero no hay sensor de movimiento. Las características adicionales incluyen un termómetro que controla la temperatura de la habitación del bebé en grados Celsius o Fahrenheit (aunque nos gustaría que nos alertara si la habitación está demasiado caliente o demasiado fría) y una visión nocturna infrarroja invisible automática (pero sin luz nocturna). También hay un modo de suspensión, activado por el interruptor de encendido/apagado en la parte superior, que corta la transmisión de video pero aún transmite audio. Si lo desea, puede establecer un modo de suspensión automático de tres minutos o cinco minutos.

Las características adicionales incluyen un termómetro que controla la temperatura de la habitación del bebé, pero nos gustaría que nos alertara si la habitación está demasiado caliente o demasiado fría.

Una cosa que desearíamos que el monitor mostrara fuera la hora. Según nuestra experiencia con el entrenamiento del sueño de un bebé o el despertar en medio de la noche, es mucho más fácil ver la hora en el monitor que mirar el teléfono o buscar un reloj cercano. Sin embargo, tiene una alarma, que puede configurar para que suene en dos, cuatro o seis horas.

Calidad de video y audio: sólido

Pensamos que este monitor ofrecía una calidad de video sólida. Pudimos ver la transmisión claramente durante el día y la noche gracias a la visión nocturna antes mencionada. En cuanto al audio, también pudimos escuchar con claridad, incluso con el volumen bajo.

Gama: No la mejor, pero tampoco la peor

En nuestra experiencia, el rango del monitor es otra área que podría mejorar. Tiene un máximo de 700 pies y, efectivamente, encontramos un par de conexiones irregulares entre la cámara y el monitor cuando lo llevamos a la mitad de un apartamento de 1,000 pies cuadrados. Cuando esté fuera de rango, el video se cortará, aparecerá una señal de advertencia y la unidad emitirá un pitido cada 30 segundos hasta que se vuelva a conectar.

El rango del monitor es un área que podría mejorar.

Seguridad: a prueba de piratas informáticos

Este vigilabebés utiliza transmisión inalámbrica FHSS (Frequency Hopping Spread Spectrum, lo que significa que cambia las señales para evitar que alguien escuche) de 2,4 GHz, no Wi-Fi. Para algunos padres, esto podría ser más una ventaja que una desventaja. Sí, significa que no puede registrarse a través de una aplicación mientras está fuera y no recibirá notificaciones en su teléfono. Pero también significa que la cámara está a salvo de la interferencia de piratas informáticos y no depende de una conexión para funcionar.

Este vigilabebés utiliza transmisión inalámbrica FHSS de 2,4 GHz, no Wi-Fi, lo que significa que la cámara está a salvo de la interferencia de piratas informáticos.

Duración de la batería: Impresionante

Cuando se cargó correctamente antes del primer uso, quedamos muy impresionados con el tiempo que el monitor se mantuvo cargado. Una barra LED a la derecha de los botones indica el nivel de carga; pasaron casi 12 horas antes de que tuviera que volver a enchufarse, pero una carga completa lleva siete horas.

Precio: más caro que muchos, pero vale la pena

Con un precio aproximado de €165, el monitor Infant Optics DXR-8 con lente óptica intercambiable es uno de los monitores más caros que existen, pero el rendimiento y las características lo convierten en una inversión sólida para su guardería.

Infant Optics DXR-8 vs. Babysense Video Baby Monitor

El Babysense Video Baby Monitor es un monitor rentable con un precio total de solo € 76.99, pero en este caso, obtienes lo que pagas. También probé este con mi familia y descubrí que tiene una pantalla muy pequeña en comparación con el Infant Optics DXR-8.

Aunque supuestamente cuenta con un alcance más largo que Infant Optics, perdimos la conexión con la cámara varias veces durante cada uso. Tiene una alarma si la temperatura sube o baja demasiado en la habitación, de lo que carece el Infant Optics, pero en general, este monitor no se compara con la calidad del DXR-8 con más funciones.

Veredicto final

Sí, consigue este gran monitor.

Infant Optics DXR-8 es una victoria en nuestro libro. Aunque es más caro que otros monitores para bebés, funciona bien y está diseñado con funciones clave que los padres necesitan, por lo que vale la pena gastarlo.