Bombear gasolina durante el embarazo –

En resumen, aunque no es una buena idea, cargar gasolina en su automóvil durante el embarazo no es dañino de inmediato para usted o su bebé; todo esto depende de la cantidad de tiempo que pase cerca de los humos.

Tiene razón al suponer que los vapores de gas del combustible del vehículo pueden ser dañinos mientras llena el tanque en la estación de servicio, pero los datos científicos son insuficientes para respaldar la suposición.

Piensa en esto desde una posición lógica. ¿Cuánto tiempo se tarda en llenar su tanque de gasolina y con qué frecuencia se detiene en la estación de servicio por gasolina? No mucho, ¿verdad?

El bombeo de gasolina se realiza al aire libre y no en un espacio confinado que permita que los humos se concentren a su alrededor; sin embargo, el olor de los vapores de gas se parece más a un perro que ladra sin morder.

Está al aire libre y a un brazo de distancia de la entrada de gasolina de su automóvil, y el aire a su alrededor se mueve constantemente, lo que reduce la concentración de gases.

Otro factor es la temperatura ambiente; cuanto más caliente esté, más humos habrá y viceversa.

¿Cuándo son peligrosos los vapores de gas?

Respirar vapores de gas puede representar un peligro para su salud, y no se puede negar este hecho, pero ¿cuándo se vuelve peligroso?

Siempre existe el peligro de respirar aire contaminado, y cuanto más tiempo esté expuesto, mayor será la amenaza para su salud. Así que sin ponernos demasiado científicos y dibujar líneas en la arena, tenemos que fijarnos en las señales de advertencia colocadas en las estaciones de servicio.

No hay carteles de no fumar colocados en todas las estaciones de servicio, así como tampoco carteles de llamas descubiertas e instrucciones para apagar su vehículo mientras reposta.

Todos estos letreros tienen que ver con la naturaleza inflamable del gas y se colocan para advertirnos del peligro. Pero, desafortunadamente, no hay carteles que adviertan a las mujeres embarazadas que se mantengan alejadas de las bombas de gasolina, ¿o sí?

No hay carteles que adviertan a las mujeres embarazadas sobre los peligros de inhalar vapores de gas porque la amenaza es mínima. Esto, por supuesto, está relacionado con el comportamiento normal al repostar su automóvil.

Los vapores de gas son peligrosos porque al inhalar los vapores, está privando a su cuerpo del oxígeno que tanto necesita y, además, los vapores son tóxicos en una dosis más alta.

Si está expuesto a vapores de gas concentrados, pronto sentirá los efectos de sentirse mareado y de repente desarrollar un dolor de cabeza. Incluso puede comenzar a toser y tener una sensación de ardor en los pulmones.

Peligros relacionados

La hora pico en las grandes ciudades crea un peligro invisible tanto para las personas como para los animales. El monóxido de carbono es un subproducto de la gasolina o el combustible quemados y se emite al aire por el escape de cada vehículo en la carretera. Quedar atrapado en el tráfico lento o en una calle congestionada de la ciudad lo coloca en la escena del crimen.

Nuestra gracia salvadora es que estos vapores tóxicos no están en un nivel de concentración letal, y el flujo de aire natural lo impide. Sin embargo, las personas que viven en las grandes ciudades tienen que lidiar con una calidad del aire más deficiente debido al aumento de la congestión del tráfico y otras formas de contaminación del aire de sitios industriales y de otro tipo.

Hay peligros a nuestro alrededor y la forma en que minimizamos estos peligros depende de nuestras elecciones de estilo de vida.

peligros del embarazo

Hay muchos mitos sobre los peligros que se deben evitar durante el embarazo, y a todas nos cuesta separar el mito de la verdad.

Durante mi embarazo, tuve una buena cantidad de consejos incondicionales, que son parte de la naturaleza humana normal. Las personas están genuinamente preocupadas por el bienestar de los demás, pero también quieren un poco de elogio por su conocimiento o su conocimiento percibido de saber mejor.

Lo que encabeza mi lista de peligros del embarazo es creer todo lo que lees o te dice un amigo, un familiar o incluso los científicos que saben.

Tomemos como ejemplo los mensajes contradictorios con los que nos bombardearon durante el primer año de la pandemia de Covid-19. Desafortunadamente, ni siquiera los científicos pudieron hacerlo bien.

Repostar tu coche con gasolina que se considera peligroso es un mito. Probablemente llene su tanque dos o tres veces al mes, y en esos momentos, no inhalará suficientes gases como para causar algún peligro, pero si puede hacer arreglos con un amigo o familiar o incluso con un encargado de la estación de servicio para bombear gasolina para usted, mucho mejor. La prevención es siempre una mejor ruta a seguir.

Mientras te arreglas las uñas, los vapores de la acetona están prácticamente al mismo nivel que cuando llenas el tanque con gasolina.

Definitivamente no se recomienda demasiado y con demasiada frecuencia. Lo mismo ocurre con desafiar el tráfico en las horas pico durante el embarazo. Todos estos peligros son mínimos en la escala de peligros pero, sin embargo, deben limitarse o evitarse si es posible.

Lo que come y los medicamentos que toma durante el embarazo tienen un impacto más directo en su embarazo porque los alimentos y los medicamentos van al torrente sanguíneo y pasan a su bebé.

Además, el aire que respira también se transfiere a su bebé, por lo que es fundamental tener en cuenta lo que afecta el desarrollo normal de nuestros bebés por nacer.

Se debe evitar el mercurio, y se sabe que algunas especies de pescado contienen altos niveles de mercurio. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) afirma que anualmente nacen 630.000 bebés con altos niveles de mercurio que pueden causar daños neurológicos.

La lactancia también le pasa mercurio a su bebé, así que tenga cuidado con lo que come hasta que deje de amamantar.

La EPA y la FDA tienen una lista de vigilancia dietética para madres embarazadas y lactantes.

El abuso de alcohol, drogas o cualquier sustancia es peligroso, punto. Otro peligro que muy pocas personas consideran es la exposición química ocupacional.

Trabajar diariamente con productos químicos tóxicos puede aumentar el riesgo para su bebé, ya que su cuerpo absorbe constantemente pequeñas cantidades, ya sea por contacto con la piel o por inhalación.

Existen riesgos menos obvios, como el agua que bebe, que podría estar contaminada según la fuente o el método de tratamiento del agua.

De lo anterior, es posible que vea que bombear gasolina mientras está embarazada es solo una gota en el océano en cuanto a los riesgos o peligros que enfrentamos a diario.

¿Es realmente seguro bombear gasolina para una mujer embarazada?

La respuesta corta es que ningún estudio científico definitivo prueba que sea seguro o inseguro. Llevar a cabo ensayos clínicos de esta naturaleza pondrá a los bebés por nacer en el grupo de prueba en un riesgo innecesario.

Lo mejor que puede hacer es tratarlo como un riesgo potencial y tomar precauciones cuando sea posible. Por ejemplo, reposte en un día ventoso y no se quede a favor del viento de los vapores. No se han registrado casos de abortos espontáneos o defectos de nacimiento por simplemente llenar un automóvil con gasolina varias veces al mes.

Con base en lo que sabemos y lo que no sabemos, bombear gasolina varias veces al mes se considera seguro, ya que las complicaciones del embarazo no se pueden atribuir únicamente a llenar el tanque con combustible. Lo mejor es comentar el tema con tu médico o pediatra para disipar cualquier duda.

¿Debería preocuparme por los fertilizantes para jardín y césped y los insecticidas en aerosol?

Sí, tiene razón al expresar su preocupación, pero la cantidad y la exposición vuelven a entrar en juego. Sin embargo, evitar trabajar con fertilizantes e insecticidas o exponerse a ellos es la opción más segura.

No desea estar expuesta a toxinas innecesariamente, especialmente durante su embarazo. Es posible que también desee evitar las fumigaciones en el hogar durante este tiempo.

El fertilizante para césped se diluye rápidamente y se absorbe en el suelo, lo que presenta un riesgo mínimo, si lo hay. Más bien mantente a salvo y evita cualquier contacto directo. El uso de zapatos al caminar sobre el césped evita cualquier absorción a través de la piel y expone los cortes abiertos en los pies a los productos químicos.

¿Qué pasa con el gas que usamos para la calefacción?

Buena pregunta. El gas que se usa en los hogares es inflamable, pero está contenido, por lo que no existe una amenaza directa o riesgo de que lo respire. Las estufas de gas también están contenidas, pero es posible que haya fugas.

Afortunadamente, el gas propano tiene olor y podrá olerlo si hay una fuga. Existen requisitos de seguridad estándar para el uso de gas en el hogar, y las pautas deben seguirse en todo momento.

Algunas palabras más de consejo

Estar embarazada no significa que tengas que dejar de vivir o adoptar un estilo de vida completamente nuevo. Simplemente significa que debe considerar su entorno inmediato y pensar en la salud y el bienestar de su bebé.

Al igual que decide dejar de beber alcohol o fumar durante el embarazo o la lactancia, debe considerar todos los riesgos como una amenaza potencial para la salud y el desarrollo de su bebé. Aclare los detalles de cualquier consejo que reciba y sobre el que no esté seguro con su médico o pediatra.