🥇 CONSECUENCIAS APROPIADAS PARA DISCIPLINAR A UN NIÑO | 6años.com Skip to content

CONSECUENCIAS APROPIADAS PARA DISCIPLINAR A UN NIÑO

CONSECUENCIAS NATURALES APROPIADAS PARA DISCIPLINAR A UN NIÑO A LOS SEIS AÑOS DE EDAD
CONSECUENCIAS NATURALES APROPIADAS PARA DISCIPLINAR A UN NIÑO A LOS SEIS AÑOS DE EDAD
CONSECUENCIAS APROPIADAS PARA DISCIPLINAR A UN NIÑO
5 (100%) 1 vote[suffix]

Muchos padres como nosotros se preguntan cuales son las consecuencias naturales apropiadas para disciplinar a un hijo.

Los padres en la búsqueda de métodos para disciplinar a sus hijos desde que son muy pequeños, implementan técnicas donde el niño aprenda a obedecer sin tener que recurrir a maltrato físico o psicológico.

Los niños a su vez se amoldan a esas técnicas rápidamente cuando los padres con amor les hacen ser obedientes.

A medida que los niños van creciendo para que sean disciplinados y respetuosos, los padres deben tener conversaciones con ellos para hacerles entender que deben obedecerlos y comportarse de una manera apropiada.

Los niños son sabios y captan rápidamente cómo y cuándo pueden manipular a sus padres

A partir de los 2 años los niños comienzan a tener actitudes de rebeldía, no quieren dormir cuando los padres le indican o no quiere comer lo que se le ha servido.

En estos casos los padres deben ser pacientes pero no deben ser permisivos con todo lo que el niño demanda.

Los niños son sabios y captan rápidamente cómo y cuándo pueden manipular a sus padres, pero si los padres actúan inteligentemente sabrán tratar todo lo relacionado con el tema y encontrar la mejor forma de disciplina sin ceder a los caprichos del niño.

Su mejor arma es el llanto, en los niños con edad entre 2 y 6 años las rabietas y pataletas para conseguir algo que desean de sus padres son comunes, pero aplicar un método de disciplina razonable para que el niño la realice, es algo que está dentro de lo que recomiendan los pediatras y los psicólogos infantiles.

En la aplicación o mejor dicho en la educación sobre la obediencia y disciplina, los padres deben ser firmes y cumplir con todas las reglas que implementen para que así los niños aprendan a cumplir con los parámetros y reglas que se les asignan.

Al aplicar los métodos de disciplina, todo padre o familiar debe ser respetuoso con su hijo, ya que aplicar disciplina no implica humillarlo, menospreciarlo o darle golpes ni usar maltratos físicos.

Consecuencias naturales como disciplina

Los padres muchas veces se alteran de tal manera que terminan perdiendo los estribos, pero deben mantener la calma y estar centrados para que al disciplinar a sus hijos no caigan en excesos ni en maltratos.

Relacionado, Razonable y Respetuoso

En cada edad de los hijos hay métodos específicos para disciplinarlos y es importante que en estos métodos estén incluidas Las 3 “r” para que funcione, las cuales son:

  1. El método utilizado debe estar relacionado estrechamente con la edad del hijo, pues no es apropiado ni saludable para el hijo, implementar las mismas técnicas de disciplina en bebés, niños a partir de los 2 años y adolescentes.
  2. El método que se implemente debe ser razonable y adaptado al carácter del hijo.
  3. El objetivo de disciplinar al hijo siempre debe estar orientado, a que a medida que éste crezca, vaya siendo más respetuoso y obediente.

Algunos padres sobre todo los de este tiempo actual, esperan que las consecuencias naturales o lógicas de disciplina, hagan que sus hijos sean modelos o que se acerquen lo más posible a serlo.

En muchos hogares si el hijo es obediente, buen estudiante y respetuoso se le premia con regalos, viajes y permiso para fiestas si se trata de un adolescente.

Pero en los casos contrarios si el hijo es desobediente, mal estudiante y no respeta a los demás, se le imponen castigos como quitarle sus dispositivos móviles y electrónicos: pc, móvil, tableta, etc., no se le permite ir a fiestas ni paseos con sus amigos y tampoco se le da dinero.

En algunos casos esto remedia la situación y hace entrar en razón al hijo, pero cuando esto no ocurre los padres acuden en busca de ayuda con psicólogos, psicopedagogos y terapeutas.

Ya que su mayor preocupación es que su hijo se meta en problemas graves y crezca siendo un inadaptado rechazado por la sociedad.

Tiempos apropiados para usar la consecuencia natural

Toda etapa en la vida tiene su edad y la disciplina no escapa a esta regla general, aplicar disciplina es algo muy necesario a medida que los hijos crecen.

Consecuencia natural

La técnica más usada en muchos hogares del mundo es la conocida como consecuencia natural o lógica, en la cual se da premio o castigo al hijo según su conducta.

Este método no escapa a controversias ya que a pesar de ser el más popular y utilizado, algunas personas no están de acuerdo con este método pues para ellos el método tiene un impacto negativo sobre la personalidad de los hijos, ya que les enseña que en toda situación siempre hay alguien con autoridad y otro que debe obedecer.

Pero quienes si están de acuerdo con este método indican que el mismo es adecuado ya que los hijos aprenden que toda acción tiene una consecuencia.

El método aplicado de una manera adecuada, tiene magníficos resultados, por lo que hasta el momento sigue siendo el más aplicado en todo el mundo.

Según los expertos y pediatras el método de consecuencias naturales y lógicas se aplica de la siguiente manera:

  • En bebés hasta los 2 años si el mismo se niega a comer se deja hasta que tenga hambre y pida su comida, aquí se le enseña al niño que si no come cuando se le sirven sus alimentos, más adelante tendrá hambre.
  • En niños de 2 años hasta los 6 años al aplicar este método el niño irá aprendiendo la realidad del mundo y que cuando él incumple las reglas tendrá que enfrentar las consecuencias de ese acto.
  • En los adolescentes que ya vienen conociendo el método, tendrán una visión amplia de que cuando se siguen las reglas impuestas en la sociedad, la vida es sencilla y se desarrolla de una manera normal.

En cuanto a las bases o principios que se deben tener para que este método funcione, son los siguientes:

  • Entre los padres y los hijos el vínculo afectivo debe ser estrecho, esto con el fin de que cuando el hijo experimente las consecuencias naturales de su conducta, las mismas no sean vistas por el hijo como un castigo impuesto por sus padres.
  • Los padres deben ser consecuentes y firmes en la implementación del método, pero al mismo tiempo deben ser cariñosos y acercarse mucho a sus hijos para crear un ambiente de confianza que les permita obtener resultados positivos.
  • Los padres no deben ser sobreprotectores porque así los hijos no serán capaces de adaptarse a la sociedad.
  • Para castigar, los padres no deben en ningún momento usar la fuerza física, la humillación o la comparación con los otros hermanos o niños de la familia o entorno.
  • No expresarle lastima. Porque le indica al hijo que es débil, ni hacer lo que los hijos pueden hacer solos, así se le crea el sentido de independencia.

Cuando la consecuencia natural no funciona

Cuando la consecuencia natural no va correctamente, los padres deben revisar donde se origina la falla y aplicar el correctivo adecuado de manera inmediata.

Pero teniendo especial cuidado en que sus hijos no noten la falla.

Porque esto daría como resultado una consecuencia negativa.

Preguntas relacionadas

En todos los temas sobre los hijos existen preguntas relacionadas a los mismos, los padres siempre tienen dudas, las preguntas más frecuentes son:

¿Cómo puedo disciplinar a mi hijo sin golpearlo?

Esta es la pregunta número uno que ronda la mente de los padres, sobre todo si el hijo es un adolescente ya que es esta la edad más problemática por la que sufren mucho los padres al tener que castigar a sus hijos.

Para no tener que golpear a un hijo, el padre desde que el mismo es pequeño debe hablarle con firmeza sin gritos pero claramente, para que el niño entienda lo que sus padres quieren decirle.

Además los padres después de disciplinar al hijo no deben acudir al mismo con mimos y abrazos si el niño llora, pues así le enseñan al niño que tiene poder sobre sus padres y lo enseñan a manipular.

Otra pregunta es:

¿Cuál es la diferencia entre consecuencia natural y consecuencia lógica?

Ya que los padres suelen confundirse entre estas dos formas de aplicación de disciplina.

La consecuencia natural

Es el resultado de una acción del mismo tipo, por ejemplo si el niño no quiere comer lo que le sirven al dejarlo un rato sin alimento le dará como consecuencia el hambre y en este momento se comerá lo que le han servido.

Pero este tipo de consecuencia no es aplicable en edades de más de 6 años, porque aunque las consecuencias naturales educan, en los adolescentes no son las adecuadas ya que las causas casi siempre implican un gran riesgo.

La consecuencia lógica

Las consecuencias lógicas incitan a los hijos a llevar una vida correcta ya que las mismas son el resultado de su comportamiento.

En las consecuencias lógicas los adultos o los padres tienen una influencia directa por lo que deben vigilar muy de cerca el comportamiento de sus hijos para que la consecuencia no sea devastadora sino educativa.

Las edades para implementar cada una de las consecuencias es una de las diferencias que existen entre ambas.

En cada una de las edades se deben aplicar los correctivos que le hagan ver que toda acción que ejerza tendrá una o unas consecuencias que le afectarán no solo a él, sino también a su familia.

Todos los métodos de disciplina que los padres aplican a sus hijos, deben tener incluido el respeto como base principal, el amor como fundamento esencial y la paciencia para que cuando sientan que el método está fallando logren ver cómo hacer para remediar el fallo.

La crianza de los hijos es un trabajo arduo y extenso que no debe descuidarse en ningún momento, los niños son como una masa que necesita para ser moldeado, muchos ingredientes y una mano firme que en todo momento esté ahí para el niño.

Pasos a seguir

Las consecuencias naturales para ser implementadas requieren de varios pasos que se tienen que seguir:

  • Cuando el hijo es adolescente y el padre tiene buena comunicación con él, ambos pueden escoger cual tipo de consecuencias van a aplicar en la educación del hijo, así la democracia hará una profunda huella en el muchacho.
  • Si se le va a aplicar un correctivo al hijo, el padre debe hacerlo con calma usando palabras en un tono conciliador sin gritos ni amenazas.
  • Todas las consecuencias deben seguir un camino para tener la seguridad de que las mismas se están cumpliendo a cabalidad.
  • Los resultados de las consecuencias se deben revisar con mucho cuidado para confirmar que los mismos estén relacionados entre sí.

Conclusiones

Es cierto que la educación del hogar y la disciplina, son dos elementos que tienen mucha influencia en cómo es la conducta de un adulto, pues durante la niñez estos dos aspectos van construyendo la personalidad y la manera de ver la vida de toda persona.

Muchos niños no tienen el tipo de educación que se imparte en el hogar.

Por lo que al ser adultos su comportamiento es irrespetuoso, imperativo y descortés porque estas y otras virtudes las siembran, por así decirlo, los padres en sus hijos.

Así logran en ellos una profunda huella que los acompaña a lo largo de su vida.

Y al tener éstos sus hijos siguen el mismo lineamiento que sus padres tuvieron con ellos.

Si el hombre quiere tener una sociedad de individuos que tienen muchos valores morales y construir modelos a seguir, debe enfocarse más en la educación del hogar y la disciplina en sus hijos.

Ya que se ha demostrado que cuando se viene de un hogar con reglas las personas son más amables, cariñosas y razonables.

Y todo esto es muy importante en la construcción de una sociedad más sensible, tolerante y respetuosa, donde es importante evitar tantos enfrentamientos por malos entendidos y por la falta de tolerancia y respeto, entre los miembros de las comunidades.

Los seres humanos necesitan en las primeras etapas de su vida ser disciplinados y educados en casa, para que al ir creciendo tengan bases sólidas y sean parte de una sociedad donde todos se respeten y toleren para la buena convivencia de todos.

Preguntas frecuentes que nos hacemos con hijos de seis años de edad