Consejos para ayudar a prepararse para un bebé o niño pequeño de crianza

Criar a un bebé o un niño pequeño requiere resiliencia, paciencia y comprensión. Es un gran trabajo y lo retará de una manera que no se dio cuenta de que podría enfrentar un desafío. Sin embargo, la otra cara de esto es que criar a un bebé o un niño pequeño también es extremadamente gratificante tanto para usted como para el niño en cuestión. Al abrir su hogar a un niño necesitado, le está dando una oportunidad que de otro modo no habría tenido, así que felicidades, pero asegúrese de estar debidamente preparado. Estos son algunos consejos para ayudarle a hacer precisamente eso.

Limpia tu cabeza

No se llega tan lejos sin cursos de formación oficiales y evaluaciones en profundidad. Una agencia de crianza temporal profesional tendrá un proceso de varios pasos que debe observarse legalmente para proteger a los niños bajo su agencia. También garantiza que los cuidadores sepan en qué se están inscribiendo, ya que la acogida a menudo puede ser mal concebida antes de comenzar el viaje. A través de este proceso, obtendrá una comprensión más profunda de lo que se espera durante un día típico como cuidador de crianza.

Los bebés y los niños pequeños a menudo requieren un entrenamiento adicional o diferente al de otras edades, ya que suelen ser más dependientes. Por lo tanto, dejar de lado cualquier suposición preestablecida sobre cómo será la vida con su nueva responsabilidad es la única forma viable de avanzar con éxito. Aquí hay algunos puntos de ayuda útiles para aclarar su mente antes de conocer a sus hijos de crianza.

  • Absorbe toda la oferta formativa. No sea ingenuo pensando que no se beneficiará de ello: mantenga la mente abierta y regístrese para todo lo que se ofrece. No existe tal cosa como estar demasiado preparado cuando se trata de crianza.
  • Aceptar que habrá problemas que resolver desde el primer día y hacer las paces con que las cosas no sean atípicas ni tranquilas.
  • Obtenga algunos consejos y experiencias de la vida real de otros cuidadores de crianza en una posición similar y cree conexiones para construir una red de apoyo. La crianza es gratificante, pero también es exigente.
  • Obtenga el equipo adecuado

    pc mijail nilov

    Por lo general, la agencia de acogida con la que se inscribió le proporcionará una subvención para adquirir lo que necesita para el niño que llega a su hogar. Gastarlo sabiamente. Hay cosas que necesitas y cosas que no son necesarias. Los niños pequeños necesitan una cantidad sorprendente de cosas, pero todas ellas son en gran medida prácticas. Aparte de la ropa (abrigos, zapatos, ropa general), se pueden necesitar biberones y fórmula o un cochecito y una cuna. Haga una lista y compárela con consejos en línea y amigos o compañeros de crianza temporal para evitar gastar dinero en algo que nunca se usará.

    Además del equipo práctico, asegúrese de que la casa también esté lista: las puertas para bebés son imprescindibles para los niños pequeños, por ejemplo. Los bebés muy pequeños menores de seis meses tendrán que dormir en la misma habitación que el cuidador principal, lo que también puede ser un gran cambio en la rutina.

    Edificio adjunto

    La mayoría, no todos, de los niños pequeños que ingresan al sistema de cuidado han tenido un comienzo de vida turbulento. Por lo tanto, su capacidad de apego y habilidad para formar relaciones con los cuidadores puede no estar completamente formada o funcionar mal. ¿Qué significa esto para ti? Significa que este niño no confía en ti (ni en nadie). Por lo tanto, no tendrán respuestas típicas o patrones de comportamiento. Lo más probable es que haya problemas para dormir, el contacto visual será difícil para ellos, así como la comunicación y la expresión de emociones positivas. A menudo, las grandes demostraciones de ira son comunes, y las rabietas extremas probablemente se convertirán en la nueva normalidad. La creación de apego es un proceso lento y es posible que nunca se resuelva por completo.

    Puesta al día del desarrollo

    Aparte de los problemas de apego, el joven también puede estar atrasado en su desarrollo. Tal vez no hayan alcanzado un hito como caminar, pararse o gatear. Es posible que aún no estén entrenados para usar el baño o que sean reacios a las habilidades básicas de comunicación. Todo esto no es su trabajo para arreglar exactamente, pero será su responsabilidad alentar a las habilidades faltantes a encajar en su lugar y supervisar este proceso mientras el niño esté bajo su cuidado.

    Criar a un niño necesitado es una experiencia aleccionadora pero asombrosa, ¡solo asegúrese de estar preparado!

    Es posible que también desee leer: